Menu
RSS

seleccionar idioma

es

en

it

fr

7 de Diciembre: "María, Maestra de vida ordinaria" - Novena a la Inmaculada (día 8º) Destacado

7 de Diciembre: "María, Maestra de vida ordinaria" - Novena a la Inmaculada (día 8º)

7 de Diciembre: "María, Maestra de vida ordinaria" - Novena a la Inmaculada (día 8º)

Hemos de imitar su natural y sobrenatural elegancia. Ella es una criatura privilegiada de la historia de la salvación: en María, el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. Fue testigo delicado, que pasa oculto; no le gustó recibir alabanzas, porque no ambicionó su propia gloria.
 
María asiste a los misterios de la infancia de su Hijo, misterios, si cabe hablar así, normales: a la hora de los grandes milagros y de las aclamaciones de las masas, desaparece. En Jerusalén, cuando Cristo —cabalgando un borriquito— es vitoreado como Rey, no está María. Pero reaparece junto a la Cruz, cuando todos huyen. Este modo de comportarse tiene el sabor, no buscado, de la grandeza, de la profundidad, de la santidad de su alma.
 
Para ser divinos, para endiosarnos, hemos de empezar siendo muy humanos, viviendo cara a Dios nuestra condición de hombres corrientes, santificando esa aparente pequeñez. Así vivió María. La llena de gracia, la que es objeto de las complacencias de Dios,
la que está por encima de los ángeles y de los santos llevó una existencia normal. María es una criatura como nosotros, con un corazón como el nuestro, capaz de gozos y de alegrías, de sufrimientos y de lágrimas. Antes de que Gabriel le comunique el querer de Dios, Nuestra Señora ignora que había sido escogida desde toda la eternidad para ser Madre del Mesías. Se considera a sí misma llena de bajeza: por eso reconoce luego, con profunda humildad, que en Ella ha hecho cosas grandes el que es Todopoderoso.
 
No olvidemos que la casi totalidad de los días que Nuestra Señora pasó en la tierra transcurrieron de una manera muy parecida a las jornadas de otros millones de mujeres, ocupadas en cuidar de su familia, en educar a sus hijos, en sacar adelante las tareas del hogar. María santifica lo más menudo, lo que muchos consideran erróneamente como intrascendente y sin valor: el trabajo de cada día, los detalles de atención hacia las personas queridas, las conversaciones y las visitas con motivo de parentesco o de amistad.
 
¡Bendita normalidad, que puede estar llena de tanto amor de Dios! Porque eso es lo que explica la vida de María: su amor. Un amor llevado hasta el extremo, hasta el olvido completo de sí misma, contenta de estar allí, donde la quiere Dios, y cumpliendo con esmero la voluntad divina. Eso es lo que hace que el más pequeño gesto suyo, no sea nunca banal, sino que se manifieste lleno de contenido. María, Nuestra Madre, es para nosotros ejemplo y camino. Hemos de procurar ser como Ella, en las circunstancias concretas en las que Dios ha querido que vivamos.
 
Es Cristo que pasa, 173
 
 

ORACIÓN

 
Nos acogemos a la protección de Santa María,
porque bien seguros podemos estar de que cada
uno de nosotros, en su propio estado —sacerdote
o laico, soltero, casado o viudo—, si es fiel en
el cumplimiento diario de sus obligaciones,
alcanzará la victoria en esta tierra, la victoria de
ser leales al Señor; llegaremos después al Cielo y
gozaremos para siempre de la amistad y del amor
de Dios, con Santa María.
 
Oración ante la Virgen de Guadalupe, 24-05-1970
 
 
 

Comentarios en Facebook

comentario(s)

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.
Como medida para evitar el spam, tu comentario será revisado antes de ser publicado.

volver arriba

Mapa del Sitio

Categorías

Nube de Tags

Primeros Cristianos

Síguenos